Mapa de visitantes

México: Siembran peces en Tlacochahuaya

Miércoles, 21 de Agosto del 2013
En este municipio de los Valles Centrales, un grupo de profesionistas vio en la siembra una forma de obtener recursos "extra", a la vez que realizaban acciones para mantener un equilibrio con la naturaleza. Comenzaron por el cultivo de hortalizas, luego optaron por la "siembra" de peces.
 
"Así lo denominan los especialistas: sembrar es insertar en el agua los peces. Nosotros no cosechamos, sino pescamos", detalló don Francisco Gutiérrez Morales, productor de mojarras.
 
Aquí, en la Granja Acuícola "Sembrar para pescar" lo que se produce son peces de tres tipos: Mozambicus, Israel y "Rocky mountain". En menos de dos hectáreas de terreno, los emprendedores construyeron estanques, nutrieron un atractivo jardín, pusieron unas palapas y hasta un rústico restaurante donde venden la mojarra fresca, recién capturada. Incluso tienen una combi que personalizaron y decoraron con peces pintados en color rosa y café, la cual ocupan para transportar pedidos.
 
En el comedor se comercializan mojarras al mojo de ajo, en salsa guajillo, enchipotlada, caldo de pescado, garnachas istmeñas y pollo garnachero, así como mariscos de la temporada.
 
Este proyecto se formó hace siete años, cuando una familia apostó por una actividad integral que les permitiera combinar sus trabajos convencionales con otra actividad económica y así enfrentar la dura crisis".
 
Además, se dieron cuenta que debido al deterioro ambiental causado por el ser humano, el desarrollo de los peces silvestres en su hábitat es muy limitado y están supeditados a los fenómenos naturales y la explotación humana.
 
Y añadió: "Teníamos la necesidad de hacer algo en la familia. La situación estaba difícil. Yo mismo soy desempleado de Telmex", señaló.
 
"Fue idea de mi hermano, él me dijo: '¿sabes qué? Quiero cultivar mojarra porque es la comida del futuro'. Yo estuve de acuerdo y construimos un pequeño estanque que pronto se transformó en dos y luego en tres y así, cuando vi que iba creciendo dejé mi antiguo empleo y me dediqué de lleno a esto", explicó.
 
Aunque al principio iniciaron el proyecto con tan solo un estanque, hoy tienen 10 de ellos con capacidad para contener 250 mil litros de agua cada uno. El periodo de producción de las mojarras es de aproximadamente ocho meses, desde que se "siembran" hasta que se "cosechan".
 
Al año, esta granja produce casi tres toneladas de mojarra para su venta por kilo. Es una producción escalonada. "Tenemos un desfase de dos meses, para que la gente pueda venir a comprar peces frescos listos para comer, mientras otro poco se encuentra "madurando".
 
El financiamiento fue básicamente costeado por ellos, sin embargo, a inicios del año 2009 fueron apoyados con recursos federales gracias a que la empresa contaba con estándares de calidad y un puntero que permitiera impulsar el negocio.
 
"Nosotros hemos sido apoyados por Sagarpa, pero así como recibimos apoyo, también somos monitoreados. Constantemente nos visitan para vigilar nuestra producción y verificar que verdaderamente cumplamos con todos los estándares de limpieza durante la producción de estos peces", abundó.
 
PROYECTO INTEGRAL
 
Aquí nada se desaprovecha. Todo forma parte de un ciclo natural y hasta los desechos tienen una utilidad dentro de la granja. Don Francisco y su familia reutilizan el agua de los estanques para regar sus hortalizas. Los cultivos de maíz, ajo, alfalfa y limón se nutren con "agua fertilizada" de manera natural. "Es otra manera de aprovechar el agua, ya que los biólogos nos dijeron que estos líquidos ya cuentan con nutrientes que serán absorbidos y alimentarán a las plantas", aseveró.
 
EL ÉXITO, RESULTADO DE DISCIPLINA Y RIGOR
 
El éxito de esta pequeña empresa familiar no es otra cosa más que el resultado de la disciplina y mucho trabajo. "Todos los involucrados tenemos nuestra carrera. Yo soy ingeniero industrial y los demás son abogados, técnicos en agronomía, etcétera", aseveró.
 
Los integrantes de este proyecto combinan la atención a la granja con otros empleos, comprometiéndose doblemente.
 
"Nada es tan difícil como parece, es cuestión de arriesgar y tener fe. Cuando se pone empeño en algo, se ve, ¡después vendrán los apoyos de gobierno, pero vale la pena apostar por proyectos productivos como éste! No sólo nos beneficiamos como familia, sino también damos empleo a la gente de la localidad", subrayó.
 
La crianza
 
De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), la acuicultura es el cultivo de organismos acuáticos en áreas continentales o costeras, que implica, por un lado, la intervención en el proceso de crianza para mejorar la producción y, por otro lado, la propiedad individual o empresarial de la reserva cultivada.
 
Esta es una importante actividad económica de producción de alimentos, materias primas de uso industrial y farmacéutico, pero también de organismos vivos para repoblación u ornamentación.
 
Considera a la acuicultura como la cría de organismos acuáticos, comprendidos peces, moluscos, crustáceos y plantas. Asimismo, la cría supone tener la propiedad de las poblaciones de peces que se estén cultivando.
 
La acuicultura varía mucho según el lugar donde se lleve a cabo, sin embargo, la mayor parte se lleva a cabo en el mundo en desarrollo, para la producción de especies de peces de agua dulce de poco consumo en la cadena alimentaria, como la tilapia o la carpa.
 
Las mojarras o tilapia son un pez exótico proveniente de África, sus características y popularidad la han llevado desde china hasta chile, EUA y México, donde la producción de este pez ha sido de un impacto positivo para el desarrollo de comunidades, generando nuevas fuentes de empleo y mejorando la calidad de vida; su carne y bajo en grasas la han puesto en la principal comercialización a nivel internacional, sólo debajo de las ancas de rana. Este pez no contiene enfermedades ni parásitos en comparación de otros peces incluyendo a los de agua salada, dejando en claro su capacidad de sobrevivencia y su acelerada producción.
 
Fuente: www.panoramaacuicola.com

PUBLICACIONES